Predecir sentencias con tecnología

El dictamen del juez establece las sentencias y este dependerá de las normativas en vigor. Pero también de la interpretación de estas con base en las pruebas que los abogados aporten. En este contexto parece difícil pensar en la tecnología para predecir sentencias ya que, en última instancia es la decisión del juez la que establece el veredicto.

Sin embargo si pudiera la tecnología predecir sentencias, seguro que ello implicaría grandes cambios en el desarrollo de los juicios. Sobre todo, para los abogados que podrían buscar alternativas más convenientes, desarrollar diferentes estrategias o incluso decidir si aceptar casos teniendo en cuenta las posibilidades de éxito.

Esta posibilidad ya es una realidad porque ya hay un logaritmo que permite predecir sentencias en función de quién es el juez al cargo.

¿Podría la tecnología predecir sentencias?

Que la tecnología pueda predecir sentencias en diferentes juicios ya no es algo impensable, sino una realidad posible gracias a un algoritmo que es capaz de predecir el resultado de los juicios. En realidad, el algoritmo se basa en las sentencias anteriores emitidas por el mismo juez y, por lo tanto, es un complejo sistema que une probabilidades con inteligencia artificial para lograr determinar con mayor índice de aciertos el resultado de los juicios incluso antes de estos comiencen.

En este sentido la tecnología para predecir sentencias puede ayudar a enfocar el caso según el resultado que el algoritmo devuelva, aunque hay que tener el cuenta que solo se basa en datos y estadísticas, lo que no supone aun garantías de éxito al 100% en los resultados. Eso sí, de momento ha conseguido predecir el resultado en un 80% de los juicios que se han evaluado con él.

Por otro lado la tecnología que puede predecir sentencias en la actualidad está pensada para emplearse en casos que lleve un solo juez, pero no tiene efectividad cuando se trata de tribunales de jueces. Por lo tanto, más bien parece que se trata de una herramienta que hace más sencillo «adivinar» cuál podría ser el resultado, sin que el abogado tenga que realizar estudios previos. Es decir, de momento, el algoritmo es más bien un recurso complementario para preparar el caso y no una auténtica herramienta para emitir juicios.

¿Podría la tecnología predecir resultados o sustituir a los jueces en el futuro?

La labor de los jueces no se basa únicamente el dictar sentencia, sino que es un trabajo complejo y en el que se tienen que tener en cuenta lo que dicte la ley, los precedentes y las características particulares de cada caso y, por lo tanto, parece difícil que la inteligencia artificial pueda realizar un trabajo similar, a menos a corto plazo.

Se están dando grandes pasos en el desarrollo de la inteligencia artificial y los posibles ámbitos de aplicación de los que se habla en la actualidad son muchos y de lo más variados. Los juzgados se encuentran en la larga lista de campos en los que se podría utilizar en un futuro, pero en un entorno tan creativo y dependiente de interpretaciones como es el jurídico parece difícil pensar que la tecnología llegue a sustituir a los magistrados.

Aunque sí se puede pensar que esta tecnología podría ser útil para resolver juicios rápidos, e incluso podrían agilizar el sistema judicial resolviendo con rapidez casos simples.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.